Winston Churchill, gran aficionado a empinar el codo, supuestamente dijo una vez, y con razón: «El gin-tonic ha salvado más vidas y cabezas inglesas que todos los médicos del Imperio»